Opinión: Libertadores o fracaso rotundo

El 2015 arrancó con turbulencias en Independiente. Almirón era el DT y decidió no contar con Montenegro para el nuevo año que recién arrancaba. Luego llegó Pellegrino y con él una inversión igual a principio de año de casi cien millones de pesos, reforzó un plantel que ya se había armado bien para jugar el torneo de los treinta equipos.

El primer objetivo era claro: Hacer una buena primera ronda de torneo para llegar con aspiraciones de poder campeonar en la segunda, donde Independiente jugaba doble competencia. Los resultados no fueron los esperados y esto le costó la cabeza a Almirón, DT que jamás le encontró la vuelta al plantel que formó él mismo. Arribó Pellegrino y las ilusiones se renovaron, Copa Sudamericana y Argentina por delante más una rueda de torneo local ilusionaban a todos los Rojos con la obtención de algún título para este 2015.

La eliminación por Copa Argentina ante Lanús, pegó fuerte al mentón de los dirigidos por Mauricio Pellegrino, que perdieron sin patear al arco y con una actitud alarmante en aquel cruce por el trofeo doméstico, que otorga un cupo a la Libertadores: fue el primer fracaso del 2015. El buen funcionamiento del equipo en el torneo local, le permitió hacerse algunas ilusiones con pelear por el título pero esa ilusión quedó atrás en los empates contra Estudiantes y Lanús,  partidos absolutamente ganables para el plantel con el que cuenta hoy por hoy Independiente.

A medida que avanzaban los compromisos en lo internacional, surgió la Copa Sudamericana como prioridad para Independiente. Fue esta la elección del cuerpo técnico y jugadores, que pusieron todas sus energías en este certamen y se dejó un poco de lado el torneo doméstico, en el que varios partidos el equipo salió con un mix a la cancha y no pudo obtener los 3 puntos: fue un grave error jugársela por una competencia de la cual después quedarían eliminados.

La serie ante Independiente Santa Fé de Bogotá marcó un antes y un después en el equipo, que venía en su tope de rendimiento tras las goleadas a Crucero del Norte y River por el torneo local y llegaba con un funcionamiento afianzado como conjunto y una idea de juego que comenzaba a salir a la perfección con un artista de gala: Jesus Méndez. Justamente fue el ex Boca quien no pudo estar en la serie ante los Colombianos: esto costó caro. Horror del Ruso Rodríguez en Avellaneda al comerse ese gol de Balanta y 0-1 en el Libertadores de América. En Colombia, no dieron la talla y sólo empataron 1 a 1 con los Bogotanos, que se quedaron con el pase a semifinales mientras que Independiente quedó eliminado del torneo que era una prioridad.

Afuera de la Sudamericana todos los cañones se apuntaron a la Liguilla Pre Libertadores. Ante Vélez hubo chispazos de buen fútbol y el equipo logró un 1 a 0 apretado para sellar la localía en lo último que le quedaba por jugar. Belgrano fue un rival duro de arranque, pero apareció el mejor Independiente para llevárselo puesto y aplastarlo 4 a 1 en el Libertadores de América, llegando de la mejor manera al duelo ante Racing, por la ida. Ayer poco se vio de ese mismo equipo que le ganó a los Cordobeses con tanta holgura. No hubo triangulaciones, el mediocampo estuvo aislado, los volantes no rompieron por afuera y cómo si todo esto fuera poco, Cebolla Rodríguez jugó con molestias y no estuvo en la cancha directamente. La combinación fue letal y la visita pateó dos veces al arco y metió la misma cantidad de goles: el arquero de Independiente no salva nunca si la defensa tiene un mal día.

Quedan 90 minutos decisivos para el año deportivo de Independiente. Las grandes erogaciones de dinero en los mercados de pases demandan que el equipo debe dar vuelta el 0-2 de ayer y clasificar a la Copa Libertadores, al menos de premio consuelo. Está claro que la dirigencia armó el plantel pensando en ser protagonista tanto a nivel local como internacional pero que los jugadores jamás estuvieron a la altura de lo que demanda esta camiseta en partidos definitorios. Resta una última prueba que tiene la posibilidad de que todos se revindiquen o que sea un fracaso rotundo el 2015 del Rojo.

Leave a Reply

Share This

Share this post with your friends!